¿Sinergias?

Sinergias

En cada actividad hay una frase (frasecilla) o palabras claves que se convierten en la coletilla del grupo, que aparece regularmente y que acaba convirtiéndose en “maldita” ya que aparece tan repetidamente que uno llega a pensar que, con la mejor intención del mundo, se utiliza como excusa para ciertas decisiones o maneras de actuar.

El término Sinergia

En este caso, la semana pasada le toco a el concepto “Sinergia”. Vaya por delante que con el concepto sinergia, en este caso, se busca aprovechar al máximo el recurso de personal que tenemos, intentando reducir o eliminar sus muda (despilfarros) de espera e intentar aprovechar sus tiempos muertos adjudicándole otras tareas, teóricamente no tan importantes y con una necesidad “no constante” del recurso de manera que no interfiera la tarea principal.

Varios de los problemas que aparecían se ubicaban dentro de un concepto de aprovechar las sinergias del personal en la realización de diferentes actividades. Después de pedir el permiso preceptivo, se convirtió en motivo de post.

El problema aparece cuando se tienen que realizar una serie de tareas principales y las mismas se calcula que no saturan el tiempo disponible del personal. Al querer saturar el recurso, con el “miedo” a que le quede tiempo libre o no este bien aprovechado, estas nuevas tareas, inicialmente secundarias pueden, en la práctica, acabar teniendo prioridad similar a las principales y estas últimas acaban viéndose afectadas en su ejecución empeorando su calidad, coste o servicio.

Algunos problemas que se pueden generar:

  • Dificultad para poder atender todas las actividades por lo que el trabajador prioriza según su criterio o para optimizar su propia gestión, no según actividades principales o secundarias.
  • Excesivos desplazamientos
  • Pérdida de atención, despistes,… por llevar muchas cosas en la cabeza.

Incluso en las actividades en que se definen los procesos, sobre todo en las fases iniciales, ya partimos de la base de que no pasa nada si la persona se queda esperando. Aseguremos primero las actividades o procesos que son las importantes, que sean consistentes y robustos, y luego veamos cómo rellenamos esos espacios de tiempo que pueda tener disponible el personal mirando siempre que no tengan una necesidad constante del personal y que no lo alejen mucho del lugar donde sí tienen que estar.

Por supuesto queremos nuestros recursos humanos razonablemente saturados para mantener y mejorar nuestra productividad, ya que también son costes que suman al total, pero hay que buscar un equilibrio, no siempre fácil, de que sea el proceso el que mande y, a partir de ese punto, vemos qué más se podría realizar sin perjudicar al mismo.

¿Sinergias?
¿Te ha gustado el post?
Por |2017-11-09T18:26:14+00:00 13, junio 2012|

Deje su comentario

Share This