¿Personas responsables?

Responsabilidad
En ocasiones, cuando me dedico cierto tiempo a pensar (ejercicio muy saludable), acerca de diferentes comportamientos humanos que he visto y que sigo viendo en mi devenir diario, entro en un bucle peligroso, que me lleva a comprender que ser pensador (que no es mi caso) es uno de los oficios más duros que puedan haber. Analizar el porqué de las cosas, cuando de personas se trata es una tarea ardua y de una complejidad elevada, en sí misma. El socrático “sólo sé que no sé nada”, va y viene en mi mente.

¿Por qué hay personas responsables?

Yendo al nudo de la cuestión: ¿por qué hay personas responsables y otras que no lo son? ¿por qué es tan maravilloso ver a un equipo entregado y consciente de las causas que les ocupan, mientras que a otros más vale olvidarlos?

El primer impulso (digno de la Teoría X), nos lleva a cargar todas las culpas en el ser humano, sin más aquí ni más allá. Y en cierta parte, el subconsciente, tan suyo él, tiene razón, pero tiene que haber algo más.

Intentemos descifrarlo:

1.- El ADN tiene mucho que ver con el tema, aunque de grandes padres salen hijos no tan grandes, y viceversa. Pero convendremos que si en casa hemos mamado responsabilidad, tenemos un buen tramo recorrido.

2.- La escuela, colegio y universidad juegan un papel primordial. tener maestros vocacionales y apasionados por la transmisión de conocimientos técnicos y humanos es condición necesaria, para hacer de espejo donde mirarse los estudiantes, en cuanto a los deberes que nos toca cumplir.

3.- La cultura de la empresa, incluida la del empresario y la de los mandos de la misma, debe estar sometida (lógicamente) al beneficio y a la rentabilidad, pero a través de una gestión profesional y ética, en definitiva, responsable.

Las personas que veo sin el mínimo grado de responsabilidad exigible, tienen carencia, con toda seguridad, de algunos de los tres escalones descritos en el párrafo anterior.

El “paso-de-todo” o el “este-no-es-mi-problema” es la señal inequívoca de una empresa (sociedad) enferma, que hará que no podamos mantener o elevar el nivel que precisamos para sostener lo conseguido.

Toca ponernos a trabajar en nuestras casas, centros de estudio y empresas, para ser más responsables y, por ende, mejores. No solo para ganar más o ser más competitivos, que también, sino por responsabilidad personal y colectiva. Seguro que nos va mucho mejor.

¿Personas responsables?
¿Te ha gustado el post?
Por |2017-11-06T17:58:47+00:00 21, febrero 2011|

Deje su comentario

Share This