Lean guy?

Lean Guy

Transformación Lean

Uno de los dilemas más importantes en el largo viaje de la transformación lean, es el de la selección de la persona (o personas) que tiene que liderar y coordinar el proceso. No estoy hablando del agente o motor del cambio, en definitiva el sponsor, en el amplio sentido de la palabra, ya que ese papel queda reservado, casi siempre, para un nivel directivo superior. Ni tampoco, del correspondiente superior jerárquico (el que aparece en los organigramas), de los cuales ya hablé en entradas anteriores. En este post, pretendo hablar de quien tiene que “batallar”, a nivel de gemba, con todos los proyectos y el laborioso día-a-día lean, que se le van presentando en el camino.

Batalla en el Gemba

Empecemos reconociendo que no todas las personas sirven para este cometido. Este comentario no pretende ser negativo, ni eliminar a nadie, sino evidenciar que las competencias y habilidades de cada persona son diferentes, y recordando el octavo muda, el del talento, en algunas ocasiones pretendemos que una persona se adapte a un puesto de trabajo por “decreto-ley”, y eso, no acostumbre a funcionar.

Competencias de un Lean Guy

Dando por obvio que puede ser una persona de cualquiera de los dos géneros, ¿qué competencias y habilidades debiera atesorar un lean guy?:

  1. Conocimiento técnico del producto o servicio: para que pueda discutir o debatir, por excepción, cualquier barrera que pueda surgir en el proceso lean, por parte de los gembutsu relacionados.
  2. Conocimiento técnico del proceso asociado: para que sea capaz de influir (o de “imponer”) las soluciones que deban implantarse sobre el papel y sobre el terreno.
  3. Empatía: para ponerse siempre en el lugar de aquellos que deben acometer las mejoras de los procesos, los operarios y los mandos del gemba.
  4. Don de gentes: para saber vencer las reticencias y los obstáculos que se presentarán a lo largo de la hoja de ruta determinada.
  5. Asertividad: para rechazar cualquier inconformismo o desviación del itinerario definido en el duro y largo proceso de transformación lean.
  6. Disciplina: para cumplir y hacer cumplir las actividades trazadas en el road-map de transformación, reportando constantemente a las instancias superiores de la empresa.
  7. Innovador: para tener la osadía de probar y hacer cosas nuevas, a través del trystorming, rompiendo los paradigmas establecidos.
  8. Espíritu de mejora: para impulsar el concepto de la mejora en toda la senda de búsqueda de la excelencia operacional (o empresarial).
  9. Emprendedor: para impregnar al resto del equipo de sus ganas de iniciar “nuevas aventuras” y la obtención de resultados correspondientes.
  10. Analítico: para poder planificar, gestionar y controlar adecuadamente todas las tareas que hay que realizar a lo largo del proceso.
Nada más por esta semana. Recordar que tener un lean guy adecuado, nos supondrá que el proceso en curso avance de una manera mejor y más segura. Lo dejo dicho en esta entrada, por la experiencia empírica en un gran número de procesos de transformación, que realizamos constantemente en multitud de empresas.
Lean guy?
¿Te ha gustado el post?
Por |2017-10-28T07:21:18+00:00 1, abril 2013|

Deje su comentario

Share This