¿Invertimos?

Inversión

Está finalizando el cursos “académico”. Siempre me ha gustado más evaluar el año, de verano a verano, que no en el período del año de calendario que alguien se inventó hace tiempo.

Es momento de reflexiones, de recuentos, de evaluaciones. Hace ya casi dos años que “alguien tocó el botón de inicio de la crisis”, después de los Juegos Olímpicos de China. Han sido (son) tiempos duros, después de todo lo que ha sucedido. Cuando acontecen estos problemas, todos nos hacemos el firme propósito de enmienda, todos nos decimos a nosotros mismos que ahora sí que aprenderemos de los errores cometidos, todos “predecimos” el pasado con clarividencia.

¿Qué nos tocaría hacer ahora?

La base de la solución está en una palabra mágica: invertir.

Y permitidme que juegue con esta palabra, y la considere desde dos significados diferentes: el de cambiar el orden de las cosas y el de gastar nuestro dinero desde el más absoluto sentido común.

Ciertamente, nos ha cambiado el paradigma. Venimos de la opulencia, del todo vale, del somos los mejores, y hemos llegado al tiempo de la escasez, al nos lo vamos a mirar todo con lupa, al quizás haya que pelear más para intentar estar en el mercado.

Necesitamos invertir el chip, poner en marcha (a la fuerza) el famoso por desconocido, Plan B. Hay que cambiar, es preciso movernos en otras direcciones. En definitiva, invertir el sentido de la marcha en el que estábamos abocados, nos guste o no.

Y, por otra parte, nos es urgente destinar (invertir) nuestra tocada tesorería en aquellas actividades que sean absolutamente provechosas, y que nos reporten retornos tangibles y rápidos, para seguir alimentando el motor de nuestra empresa, que no se puede parar.

En este último concepto, existen diferentes tipos de inversión, algunas inalcanzables e inciertas, y otras (prescindiendo del purista concepto contable), asumibles y con un payback espectacular, por la velocidad con la que obtenemos la rentabilidad, que no es otra que la de invertir en la Mejora Continua de nuestros procesos.

Estamos en el momento de iniciar la elaboración de presupuestos en nuestras compañías. Desde Mudaland, os damos un humilde consejo: aprended a invertir (cambiar) la forma de fijar vuestras inversiones (gasto). Os será altamente beneficioso. Redundará positivamente en vosotros y en vuestras propias empresas.

¿Invertimos?
¿Te ha gustado el post?
Por |2017-11-01T07:28:07+00:00 26, julio 2010|

Deje su comentario