Retribución en mejora continua

Este es uno de los grandes y difíciles temas con el que nos topamos en las empresas: ¿qué incluye y qué no incluye el salario? ¿por qué y para qué se recibe dinero? Es obvio, que diríamos que por el mero hecho de trabajar, pero ¿qué incluye el trabajar? Si nos limitamos al ámbito concreto de la Mejora Continua, actividad que en muchos casos se ve como algo accesorio (lo que no «parece» trabajar) a aquello que hacemos rutinariamente, pero que hace que las empresas puedan conseguir mejores cotas en su desempeño, nos vuelve a salir una pregunta similar:

¿La Mejora Continua debe estar remunerada, o no?

Como hemos dicho y conocemos bien, podemos convenir que la principal motivación para trabajar es la de poder ingresar un montante de dinero que nos permita vivir. Pero, ¿es ese todo el motivo que nos empuja a ello? ¿No existen otros criterios que nos conduzcan a trabajar no únicamente por el sueldo correspondiente?

En el caso de la Mejora Continua, dentro del mundo empresarial, también existe esa polémica, respecto a la idoneidad, o no, de pagar por mejorar las actividades que hacemos en la empresa. Voy a intentar dar argumentos en las dos direcciones, y a partir de los mismos, espero que podamos extraer y tener más claras nuestras conclusiones particulares.

¿Por qué SÍ debe retribuirse la Mejora Continua?

  1. Porque toda actividad profesional debe remunerarse.
  2. Porque facilita la aparición de nuevas propuestas de posibles mejoras en el ámbito de la empresa.
  3. Porque desarrolla el concepto de «intraemprendedor» en la compañía.

¿Por qué NO debe retribuirse la Mejora Continua?

  1. Porque se establece una relación causa – efecto: cobro, mejoro; no cobro, no mejoro.
  2. Porque la Mejora Continua debe formar parte de la actividad habitual retribuida con el salario.
  3. Porque individualiza el concepto colectivo de todo equipo que debe prevalecer en la empresa.

Se me antoja que los seis argumentos son potentes, por lo que es difícil decantarse por un lado u otro de la ecuación.

¿Cuál es la clave en mi opinión?

El secreto del éxito está en imbuir del espíritu de la Mejora Continua a todas las personas de la empresa, haciendo que la actividad de la Mejora Continua sea una más del día a día, como lo son muchas otras por las no se discute ni se pide remuneración extra.

Para finalizar, como camino intermedio, que algunas empresas utilizan, existe la vía del reconocimiento que puede venir en forma de comunicación al alcance de toda la organización, de los logros obtenidos en las acciones de Mejora Continua, o bien en forma de retribución simbólica en especies, que a la empresa no le representa un gran dispendio y a la persona o personas impulsoras de la mejora, les sabe a reconocimiento explícito.

¿Te ha gustado el post?