rentabilidad y comunicacion

Si no hubiera sido por la fecha pensaría que era una broma propia del día de los inocentes, pero el pasado sábado apareció en la prensa una noticia como mínimo curiosa. Seguro que alguno pensará que estas situaciones
sólo pasan en Estados Unidos pero el titular era “La Casa Blanca rechaza la petición popular para construir la ‘Estrella de la Muerte’”.  El artículo rezaba lo siguiente:

La Casa Blanca ha denegado este viernes la petición popular al Gobierno de Estados Unidos para que construya una ‘Estrella de la Muerte’, la gigantesca estación espacial destructora de planetas vista en las películas de La Guerra de las Galaxias.

«La Administración comparte vuestro deseo de crear empleos y fortalecer la defensa nacional, pero no tenemos prevista la construcción de una Estrella de la Muerte», respondió el jefe de la oficina presupuestaria de la Casa Blanca para Ciencia y Espacio, Paul Shawcross, a la petición firmada por casi 35.000 personas. Además, la Casa Blanca no es partidaria de la destrucción planetaria», explicó Shawcross, quien fijó el coste de construcción de la estación espacial (del tamaño aproximado de un satélite planetario pequeño) en torno a los 850.000 billones de dólares (unos 650.000 billones de euros).

«No queremos incrementar el déficit. Queremos reducirlo», indicó. La respuesta de Shawcross, repleta de guiños a los aficionados a la serie de películas, señala que en los films originales la estación es destruida por una sola nave espacial. «¿Por qué íbamos a gastarnos incontables dólares de los contribuyentes para construir algo con un fallo de diseño tan obvio que una sola nave podría destruirlo?», indicó.

Comunicación, Gestión de costes y Rentabilidad.

  • Como aparecía en algún post anterior, la Administración había atendido las peticiones/sugerencias que le habían planteado.
  • A pesar de la locura que aparenta, y quizás debido a una obligación legal, se había estudiado el tema hasta llegar a valorarlo económicamente.
  • La rentabilidad de la propuesta no era adecuada por lo que, a menos que fuera una decisión de Dirección por algún motivo específico, la lógica indica que no hay que llevarla a cabo. Y menos aún considerarla prioritaria.
  • Se facilita una respuesta razonada, en este caso además simpática, que justifica la decisión tomada.
  • Es poco habitual pero puede ser que, aunque muchas personas opinen lo mismo sobre un tema, no tiene porque ser acertado.

Como lección diferencial de este post sería la necesidad de valorar la rentabilidad de las acciones a realizar.

¿Te ha gustado el post?