mujeres empresarias

¿Mujeres?

mujeres empresarias

Si tuviéramos una sociedad más justa, este post no tendría sentido hacerlo, pero como todavía estamos donde estamos (a pesar de vivir en el año 2010, siglo XXI), no me queda más remedio que escribirlo.

Mujer empresaria

Lo que hace unos años era impensable está cambiando. Cada vez hay más mujeres en el ámbito de las operaciones de las empresas. En todas las funciones y en todos los niveles. Si bien es cierto que en los niveles bajos de la organización hace muchos años que las empresas, algunos sectores más que otros, disponen de mujeres, no lo es tanto en niveles medios y superiores. El acceso a la educación superior de la mujer de las últimas décadas ha incidido decisivamente en este hecho. Hoy en día puedes encontrar directivas de operaciones, o de producción, o de logística, de ingeniería, de calidad, etc., en más de un lugar. Y por supuesto, ingenieras y técnicas, en niveles intermedios, también.

No voy a caer en el análisis simplista de que por el mero hecho de ser mujeres son buenas profesionales, como tampoco lo es así en el caso de los hombres. El distingo o pugna hombre – mujer me parece más antiguo que nuestro Mundo y en todo caso, infantiloide. Prefiero pensar en personas, que están divididas en dos géneros. Pero sí que tengo que decir que la inmensa mayoría de las mujeres que conozco, son excelentes profesionales en su campo.

¿Qué he visto en esas mujeres que me ha servido para corroborar su gran valía?

Pues principalmente tres rasgos diferenciales:

  1. Muchísimo sentido común, en la aplicación práctica de la toma de decisiones y en la resolución de problemas.
  2. Muchísima empatía, en definitiva, ponerse en el lugar del otro y comprender sus necesidades y problemas.
  3. Muchísima dedicación, a pesar de que el esfuerzo que tienen que realizar fuera y dentro de su casa es superior al género masculino (vuelvo recordar que estamos en el año 2010 y en el siglo XXI).

Todo ello en base a una discriminación salarial insostenible en organizaciones que alardeen de una supuesta igualdad, basada en la Responsabilidad Social Corporativa.

La soberbia y la prepotencia de la que hacen gala algunas personas del sexo masculino, debieran aprender muy mucho de la manera de funcionar de nuestras colegas femeninas. Quizás el Mundo (y las empresas) no funcionarían con tanta testosterona… e irían un poco mejor.

Gracias por compartir el artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on google
Share on pinterest
Share on email

Suscripción

* campo obligatorios




Selecciona las casillas de tu interés para indicarnos la información que quieres recibir.



Artículos relacionados

Resultados y Acciones

Los resultados que conseguimos dependen de lo que hacemos. Lo que hacemos depende de cómo vemos el mundo que nos

¿Quieres que te llamemos?
A la hora que nos indiques
Nuestra web utiliza cookies para facilitar y mejorar la experiencia de navegación. Si sigues navegando por nuestra web, entendemos que aceptas el uso de nuestros cookies. Puedes ver nuestra política de privacidad aquí. Acepto