¿En qué consiste la Gestión de la Cadena de Suministro (Supply Chain Management)?

 

La Cadena de Suministro (Supply Chain) es la cadena de valor, que integra todo el flujo físico y el flujo de información, desde que los Clientes requieren de alguno de nuestros productos y/o servicios, hasta que se consigue la entrega.

En esta cadena de suministro, se engloban tres procesos principales: el Aprovisionamiento (como actividad que relaciona la empresa, con proveedores y con todos aquellos materiales que se necesitan), la Fabricación (como actividad que transforma los materiales en productos) y la Distribución (como actividad que logra llevar los productos a los Clientes), en el caso complejo de una empresa industrial.

Dentro de la misma, se realiza la gestión de todo aquello que tiene que ver, entre otras, con la planificación y el control de las operaciones; los inventarios y almacenes; la fabricación; los transportes y la distribución física; y todo aquello que conduzca a la consecución del objetivo final de dar el mejor servicio y calidad a los Clientes, con el mínimo coste integral asociado, para la empresa.

Lean y Agile en la Supply Chain

Dos antecedentes bibliográficos históricos, de los conceptos lean y agile, relacionados con la Supply Chain:

  1. Lean: The machine that changed the World”, escrito por Womack, Jones y Roos, en 1999, introdujo por primera vez el término lean, basado en el Toyota Production System (TPS), experimentado y puesto en práctica por la compañía nipona, desde hace más de 70 años.
  2. Agile: Martin Christopher, de la Cranfield University, incorporó el concepto agile en la cadena de suministro, en su libro: “Creating Agile Supply Chains. Handbook of Supply Chain and Logistics Management”, en el año 2003.

En el primer caso, el del TPS, debemos tener en cuenta que la palabra production no solo se refiere a manufacturing, sino que engloba todas las operaciones, entre ellas, las logísticas, que se precisan para llevar a buen puerto el negocio que se está ejecutando. Por tanto, cuando dentro de los principios lean, establecidos por los autores citados, se habla de definir valor, del flujo de ese valor, de la creación de flujo, del pull flow system y de su mejora continua, a través de kaizen, están hablando de flujos en general y, por tanto, de cadena de suministro (interna y externa), en particular.

Respecto a la terminología agile, tan en boga hoy en día, que parece que muchas personas la han descubierto ahora, por el mero hecho de no haber trabajado nunca en el sector puntero por excelencia, como lo es el del automóvil (The machine that changed the World), como bien dice mi amigo, socio y sensei, Mauricio Salinas, desde mi Monterrey (Nuevo León, México) querido: “Si eres lean, eres agile”. Frase absolutamente demoledora, que conduce a reflexionar sobre que: La implantación certera y eficiente del sistema lean, debe conducir a tener agilidad y flow, en todas las operaciones. Clic para tuitear El problema radica en que las organizaciones “picotean de flor en flor”, sin haber consolidado lo que han iniciado, en primer lugar. Es por ello que muchas empresas que han realizado una (no) implantación de lean, vean en el agilismo la nueva piedra filosofal que esconde sus incompetencias organizativas, un tirar el balón hacia adelante, sin ton ni son. De fracaso en fracaso, hasta conseguir las más altas cotas de mediocridad.

¿Cómo debemos aplicar Lean y Agile en la Supply Chain?

De acuerdo con lo comentado en el apartado anterior: Se debería realizar la simbiosis entre lean y agile, a lo largo de toda la cadena de valor, porque ambas son sistemáticas, son sinérgicas por naturaleza. Clic para tuitear.

En el caso concreto de la Supply Chain, si se decide hacer distingos entre ambos sistemas o modelos de trabajo, lo más aconsejable es ser lo más lean posible, “aguas arriba”, y lo más agile posible, “aguas abajo”. Es decir, predominancia del concepto lean en los procesos de aprovisionamiento y producción, sin menoscabo del concepto agile. Y preeminencia, del agile en el proceso de distribución, sin perjuicio de utilizar las buenas prácticas del lean.

En definitiva, sea cual sea la mezcla entre ambas dinámicas, lean y agile, lo que se pretende conseguir es el máximo y mejor flujo en todas las operaciones. Cuando las “cosas” y la información fluyen a lo largo de toda la Cadena de Suministro, todos los stakeholders de la empresa están felices. Clic para tuitear De esta manera, los Clientes reciben a tiempo los productos comprados, los Proveedores saben a qué atenerse en la operación diaria, los Empleados eliminan la tensión negativa (el estrés) en su quehacer habitual, y la Propiedad de la empresa ve recompensado su esfuerzo inversor, con la fidelización de sus Clientes y el crecimiento del resultado y la rentabilidad de sus organizaciones.

La Supply Chain es “gemba puro”. Un “daily gemba walk” por la Cadena de Suministro, por compleja que esta sea, es crucial para conseguir los resultados que se esperan. Sin una Cadena de Suministro eficiente, el “brazo ejecutor” de todas las estrategias que se han diseñado en la empresa, el “making things happen” no sucederá y será el principio del fin de una bonita relación con los Clientes Clic para tuitear que “harán zapping y cambiarán de canal” (de suministro), en beneficio de la competencia.

Lean & Agile Supply Chain Management
5 (100%) 1 vote