Formación divertida

Aprovechando el tirón del fútbol, se volvió a publicitar un ‘flashmob’ promocional del Hospital de Chigado donde se operó Higuaín. Los trabajadores del Northwestern Memorial Hospital bailan en un vídeo promocional para fomentar la higiene en las manos.

El vídeo sirve como excusa para sacar a colación la necesidad de nuevas maneras de formar, promocionar, transmitir e informar.

Necesidad de Formación

La semana pasada, en una reunión que tuve con la responsable de Recursos Humanos de una empresa apareció la necesidad existente de formar a parte de su personal en general y a sus mandos intermedios en concreto.

Aparecieron varios puntos que pueden ser interesantes: (en algunos casos muy generalistas)

  • Los trabajadores no quieren estudiar, no quieren formarse más.

    • Lamentablemente la formación ha de ser obligatoria para que se realice, cada vez cuesta más que el trabajador tenga la iniciativa, las ganas, de querer aumentar sus conocimientos. Se considera una pérdida de tiempo y, por supuesto, no se quiere invertir ninguna hora fuera de su horario laboral.
  • La gente aguanta muy poco tiempo de formación.

    • Desde hace un tiempo ya se percibe que la formación ha de ser muy dinámica, participativa y divertida para que el personal no se aburra. Históricamente, la gente que está acostumbrada a estar todo el día de pie y, en algunos casos, con un ritmo frenético sufren como si fuera una tortura el estar unas horas sentados en unas sillas.
  • Tiene que cambiar el modo en que se imparte la formación.

    • La formación, en algunos casos, está evolucionando a reducir el número de horas, el número de trasparencias y a integrar fotos, vídeos y juegos que impacten con los conceptos que se quieren transmitir para intentar conseguir sus objetivos haciendo que los asistentes disfruten, se diviertan, con la misma.
  • Las empresas forman menos.

    • Desde la llegada de la crisis se ha producido una reducción significativa de la formación que ofrece la empresa y, en muchos casos, sólo ofrecen aquella para la que consiguen subvención o que les salga completamente gratis.
  • Las empresas que forman a sus empleados son mejor valoradas por los aspirantes a los puestos de trabajo.

    • Comentábamos como las personas entrevistadas veían como un factor positivo, añadido e importante, que la empresa disponga de un plan de formación para todo el personal y dedique los recursos correspondientes.
  • Algunas empresas venden subvenciones y no formación.

    • Se utiliza el acceso a subvenciones públicas para generar cursos que hagan falta o no. Las empresas que sólo realizan formación «gratis», sin tener como prioridad la calidad o necesidad de los cursos, son sus objetivos.
¿Te ha gustado el post?