Visibilidad empresarial
En un artículo de Rafael Torres, Director Internacional de Logifashion, aparecido en la revista «Manutención & Almacenaje», veo la siguiente frase del patrón de Inditex, el discreto «self-made man», Amancio Ortega: «Tocar con una mano al cliente y con otra la fabricación».

Visibilidad de la cadena de suministro

Esta metáfora nos da pie a reflexionar sobre el concepto de «flujo de valor» («value stream», en la acepción anglosajona). Veamos, lo que el Sr. Ortega preconiza es que toda la «supply chain», debe estar unida y controlada por la empresa, con el objetivo de incrementar el valor de sus operaciones. Algo que parece tan obvio y evidente, es difícil de encontrar en muchas compañías.

Uno de los grandes logros de «Zara», el buque insignia de Inditex, es haber logrado que toda la cadena de suministro, desde los proveedores, hasta los consumidores finales que acuden a las tiendas, pasando por todos los procesos intermedios: producción, canal de distribución, etc., están conectados de manera muy eficiente, lo que provoca que el nivel de visibilidad en su inmenso campo de operaciones (el «gemba» de una empresa del sector «retail»), sea muy elevado, no observándose ni un mínimo «banco de niebla» en su total extensión.

Y ésto es así porque, faltaría más, todas las operaciones están conectadas a través de tecnología punta, pero esta herramienta no existiría, sino hubiera un convencimiento absoluto por parte de la gente de Zara, con su jefe a la cabeza.

¡Cuántas empresas invierten en informatizar sus compañías y, paradójicamente, el nivel de información y comunicación que transcurre a lo largo de la cadena de suministro es paupérrimo! El porqué cabe encajarlo en la falta de convencimiento por parte de los «managers» en cuanto a la necesidad de unas altas visibilidad y coordinación en la cadena, consecuencia del paradigma de los compartimentos estancos que campa a sus anchas en las empresas.

Para acabar, una fórmula muy necesaria: «visibilidad de la cadena + rapidez de acción = valor». Y ya sabéis, «generación de valor = empresas rentables»

¿Te ha gustado el post?