Check list

Hay herramientas que son de una sencillez extrema pero que, de tan evidentes, no aprovechamos todo su potencial.

Preparar un check-list

Ya hace tiempo, después de varias experiencias de despiste, decidí hacer una lista con todo lo que debía llevar (generalmente) en la maleta y otras cosas a tener en cuenta en caso de un viaje de trabajo, como apagar la alarma que diariamente suena en casa, normalmente a una hora bastante intempestiva, y que en caso de no apagarla provocaría que mi familia o los vecinos se acordasen de mis antepasados.

El móvil se ha convertido una herramienta muy útil, utilizando las notas, para poder generar listas donde apuntar las cosas y seguir ciertas rutinas en algunos casos para evitar problemas posteriores.

Esta lista de comprobación, o check-list es de las aplicaciones de sentido común más evidentes que existen. Es una lista de cosas a comprobar antes de iniciar, durante o para finalizar alguna actividad o proceso.Es decir, sabemos lo que hay que hacer, qué necesitamos para realizar una actividad. Si además esta actividad se realiza con cierta frecuencia y hay riesgo de que haya problemas si nos olvidamos de algunos aspectos importantes, es necesario una referencia que nos «refresque» la información y/o que nos obligue a hacerlo.

Check-list en la empresa

Si buscamos algunos ejemplos en la empresa: check-list de calidad, check-list de materiales necesarios para el cambio o la producción, check-list de herramientas, check-list de seguridad para visitas o empresas externas que realizan actividades en nuestras instalaciones, etc.

No deja de ser una estandarización de parte de nuestras actividades que queremos que se realicen de una manera lo más repetitiva posible, que no dependa de la memoria y la experiencia de ciertas personas y que evite que tengamos repercusiones negativas en forma de pérdida de productividad, paros de máquina, esperas, búsquedas, etc.

Estos mismos check-list sirven para facilitar la formación y la disminución de errores para nuevas personas que realicen la actividad.

Por supuesto, el check-list por si mismo no asegura el éxito de la actividad en cuestión pero ayuda a facilitarnos el conseguirlo.

¿Te ha gustado el post?