¿El final del túnel?

luz al final del tunel
En general, ha sido muy duro este año 2009 que acabamos de cerrar. La pregunta al oráculo es la de ¿cómo será el 2010? ¡Pero eso es ciertamente muy difícil de vaticinar!

Parece ser que existen ciertos indicadores económicos que nos inducen a pensar que todo va a ir mejor y quizá sea cierto desde el punto de vista macroeconómico, pero ¿y en nuestras empresas? ¿en nuestra microeconomía? ¿hemos aprendido la lección de este ajuste tan radical? ¿estamos preparados para acometer los nuevos retos con nuevas formas de hacer las cosas?, o como ya ha dejado de tronar, volveremos a las andadas de dejar que la divina providencia vele por nosotros. Debemos saber todos que hay empresas que existían hace un par de años, que ya no están; sectores muy boyantes que flotan entre dos aguas como pueden; personas muy válidas que andan buscando un nuevo trabajo porque su compañía quebró; y así un largo etcétera de inconvenientes sorprendentes a ojos de unos meses atrás y tozudamente reales a día de hoy.

No quiero empezar con un ‘post’ de carácter negativo, aunque es evidente que no se puede negar la realidad.

¿Qué podemos hacer?:

Siete ideas para avanzar hacia un futuro mejor.

  1. Gestionar la empresa como si estuviéramos en crisis permanente, aunque ello no fuera cierto, desde la ortodoxia económica.
  2. Ser frugales en el uso de los recursos de que dispone la organización, como si nos fuera la vida. No caer en los excesos en los que hemos incurrido en años pasados.
  3. Esforzarnos al máximo en todas nuestras tareas y actividades.
  4. Buscar la mejor adaptación de nuestras empresas a la demanda, a los clientes que tenemos delante nuestro, en el mercado.
  5. Innovar y crear escenarios, productos y procesos que nos permitan progresar adecuadamente en los resultados que estamos persiguiendo.
  6. Diversificar los riesgos a los que nos lleve nuestro negocio, siendo entre prudentes y valiente a la hora de tomar decisiones.
  7. Gobernar y controlar la empresa con una mano firme, comunicadora, líder y, por supuesto, contando con todo el equipo.

Nada más por hoy, como diría un comandante de aviación justo antes de empezar a volar: “entrando en pista para despegue inmediato, ¡buen vuelo!”.

Con nuestros mejores augurios para este 2010, para todas las personas y empresas que nos siguen, y para todos aquellos otros a los que no conocemos, pero que de buen seguro precisarán de esa pizca de fortuna tan necesaria. ¡Ánimos a todos!

¿El final del túnel?
¿Te ha gustado el post?
Por |2017-10-31T11:29:25+00:00 4, enero 2010|

Deje su comentario

Share This