¿Almacén ‘lean’?

Almacén Lean

Siguiendo con los ‘posts’ dedicados al mundo logístico, vamos a tratar en esta nueva entrada el mundo del almacén, en relación con la filosofía ‘lean’, aquello que se ha venido en denominar ‘lean warehousing’.

Si nos preguntamos por qué hemos de aplicar ‘lean’ en nuestro almacén, la respuesta será poco original, porque ni más ni menos, acudiremos a respuestas semejantes a otros ámbitos de trabajo, como lo son las fábricas. En definitiva, reducir al máximo el ‘muda’ que tengamos en nuestras operaciones logisticas de almacén. Siguen siendo los 7 u 8 tipos de ineficiencias (‘muda’), adaptadas al mundo del almacén.

Lean Logistics en el Almacen

Los actividades primarias de un almacén son mover y guardar. Las actividades básicas son recibir, almacenar, preparar y expedir. En ambas actividades, el principio de actuación que debe regir la gestión de un almacén ‘lean’ es el de ‘touch-once’, el ‘one-piece-flow’ industrial adaptado a los almacenes. Es decir, cuanto menos toquemos los materiales, cuanto menos los movamos, mucho mejor, en cuanto a que seremos más eficientes en nuestra gestión.

¿Qué herramientas o conceptos ‘lean’ nos pueden ayudar?

  • Las ‘5S’: herramienta básica de organización, uno de los pilares de un almacén. No podemos estar acumulando determinados materiales ajenos a la actividad diaria, como lo pueden ser, a modo de ejemplo, los materiales obsoletos (si lo son, que desaparezcan) o los materiales ajenos al almacén (como por ejemplo, los archivos documentales). Debemos conferir al almacén de transparencia de acción y visibilidad (a mayor espacio, mayor gestión visual) en las operaciones logísticas.
  • Creación de flujo: tal como comentamos anteriormente, el ‘touch-once’ debe regir nuestras operaciones en almacén, por lo que el nivel de inventario a soportar debe estar muy bien medido, para evitar sobrecargas en el mismo.
  • Nivelación de las tareas de almacén: establecer ventanas horarias internas, para una mejor aplicación de los recursos disponibles, preparados con la máxima flexibilidad operativa. El equipo se mueve física y temporalmente, en función de la frecuencia de la demanda. Debemos trabajar en ‘pull’, con unidades de embalaje lo más adaptadas posible al patrón de demanda
  • Optimización del lay-out y de la volumetría del almacén, priorizando los diferentes materiales a gestionar, en función de su volumen físico (atención a sus peculiaridades físicas) y de su frecuencia de uso. El objetivo del 85% ede saturación debería ser primordial, para no entrar en el colapso de las operaciones. La herramienta ‘dominó’ es una muy buena herramienta para establecer una ocupación del almacén de manera sencilla y visual.

Para finalizar, hay que tener en cuenta que una vez se haya avanzado en los puntos anteriores, es cuando podremos empezar a plantearnos el uso intensivo de tecnología. Por el momento, seguimos viendo mucho “hierro” o mucho “soft” que lo único que hace es deseperar a sus usuarios, porque no casa bien con el propósito para el que fue comprado. Por cierto, mucho dinero, habitualmente…

¿Almacén ‘lean’?
¿Te ha gustado el post?
Por |2017-11-10T12:40:02+00:00 10, mayo 2010|

Deje su comentario

Share This